“Conclusiones para cada Iglesia en América” sobre el II Simposio Teológico Misionero Internacional

“Conclusiones importantísimas y muy comprometedoras para cada Iglesia en América” sobre el II Simposio Teológico Misionero Internacional
Mons-Centellas-2

  El II Simposio Teológico Misionero Internacional que se llevó a cabo del 28 de febrero al 2 de marzo, en Montevideo, Uruguay, es una actividad enmarcada en el camino preparatorio rumbo al V Congreso Americano Misionero a realizarse en Santa Cruz, el año 2018, en el cual   se arribaron a las conclusiones en base a la reflexión de textos bíblicos de los discípulos de Emaús y las Bienaventuranzas, así también en torno a los documentos Ad Gentes, Aparecida, y Evangelii Gaudium mismo que iluminaron la reflexión.

De esta manera, en una entrevista con Bolivia misionera, Monseñor Ricardo Centellas, presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, hizo mención algunas de las conclusiones fundamentales de este simposio, mismas que “son importantísimas y muy comprometedoras para cada Iglesia en América”.

La primera conclusión a la que se abordó fue: “seguir apostando por una Iglesia Misionera que trabaja con alegría y entusiasmo buscando, como lo ha estado haciendo los últimos ocho años, la conversión pastoral para que nuestras comunidades cristianas en América puedan responder los desafíos actuales cuidando especialmente la vida de los más vulnerables”.

Otras de las principales conclusiones a las que se abordó son las siguientes:

  • “La reafirmación de la opción preferencial por los pobres en la vida y la misión de la Iglesia”.
  • Seguir apostando por una Iglesia en salida iluminada por el documento Ad Gentes, que cada iglesia pueda entrar en esta dinámica. No solamente como preparación al CAM 5 sino como fruto de la madurez de una comunidad cristiana. “Si una Iglesia madura vive su compromiso profundamente con todo lo que nos enseña el Evangelio, necesariamente tiene que vivir esta dimensión de la misión Ad gentes”, agregó Mons. Centellas.
  • Se ha podido observar en la representación de todos los países de América hay un profundo compromiso de seguir trabajando por una Iglesia misionera, como el Papa nos recuerda, que vive su transformación misionera. Es decir, que poco a poco, va respondiendo a cada circunstancia histórica que le toca vivir.

Retos rumbo al V Congreso Americano Misionero

Monseñor Ricardo Centellas, compartió también con Bolivia Misionera, algunos retos fundamentales rumbo al CAM 5, en torno a la reflexión que se dio en este II Simposio Teológico Misionero Internacional:

  • La misión Ad Gentes, que cada jurisdicción tenemos el gran reto de enviar misioneros sean laicos, religiosos, clérigos a otras iglesias con la gran expectativa de compartir la fe, no enseñar sino compartir.
  • Tratar de organizar nuestras iglesias de manera que respondan a la situación actual que estamos viviendo en cada país. Es un cambio de estructuras, es un gran reto, organizar nuestras iglesias para que vivan el momento histórico y respondan a lo que exige estas circunstancias y esta historia que nos toca vivir.

Expectativas de los participantes en relación al CAM 5

Monseñor Centellas, mencionó que se pudo percibir en este II Simposio Teológico Misionero Internacional de parte de los participantes una buena expectativa hacia el CAM 5 y señaló que se están gestando en los diferentes países una serie de actividades que se están realizando en toda América, desde Canadá hasta Argentina, congresos locales, regionales y nacionales. Al mismo tiempo, se ha generado todo un gran movimiento con el lanzamiento de la cruz misionera, “para que no solo se despierte una conciencia misionera, sino que cada bautizado se comprometa con la misión, y viva su condición de discípulo misionero”, dijo.

Al mismo tiempo, Mons. Centellas afirmó que percibió en este evento internacional un buen ambiente de expectativa en todos los países en relación a su participación en el V Congreso Americano Misionero y “creo que el Congreso nos va a permitir motivarnos y seguir trabajando para ser una Iglesia Misionera, este es un proceso largo pero estos congresos reaniman nuestro compromiso para que no se acabe esta inquietud con las actividades que tenemos, el anhelo que es muy grande y para toda la vida de la Iglesia. La Iglesia siempre tendrá que ser misionera, por eso tenemos que renovarnos para recibir la fuerza del espíritu santo y seguir nuestro compromiso misionero”, concluyó el presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana.

Bolivia Misionera