Organización de la IAM

ORGANIZACION GENERAL

A NIVEL INTERNACIONAL:

La obra pontifica de la Infancia y Adolescencia Misionera tiene como Jefe principal al Santo Padre, representado por un cardenal, que es el Prefecto de la Sagrada Congregación  para la evangelización de los pueblos.

El presidente mundial de las Obras Misionales Pontificias es un Obispo, que vive en Roma. Hay también un secretario internacional de la Infancia y Adolescencia Misionera, el cual dirige las actividades de la obra en todo el mundo.

A NIVEL NACIONAL:

El director de la Infancia y Adolescencia Misionera en cada país es el director nacional de las OMP, el cual presta sus servicios a través del secretariado nacional de la Infancia Misionera.

A NIVEL DIOCESANO:

En cada diócesis la máxima autoridad de Infancia Misionera es el Sr. Obispo, quien ordinariamente obra a través del Director Diocesano de las OMP. Este trabaja con la colaboración de un delegado diocesano de Infancia Misionera.

A NIVEL PARROQUIAL:

El principal animador de la Infancia Misionera es el párroco por su parte el comité parroquial de misiones desempeña un papel importante porque coordina las actividades misionales bajo la dirección del párroco. Este comité favorece la obra Pontifica de la Infancia Misionera y las demás organizaciones misioneras.

En este nivel funcionan los grupos de Infancia misionera con sus asesores.

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta en la organización de los grupos, es que deben funcionar muy unidos a la parroquia.

 ORGANIZACION INTERNA 

La estructura principal de la obra son los grupos de infancia misionera, cuyos miembros han de ser fermento misionero en su familia, en su escuela y en su medio ambiente.

Así como sucede en los niveles antes mencionados, es de estricta necesidad una comisión parroquial con los respectivos cargos que hagan efectiva  la coordinación de los distintos grupos de modo que se asegure la pertenencia y la unidad.

Dicha comisión es el instrumento conformado por asesores representantes de los sectores de la parroquia a través de quienes el párroco concretiza su compromiso para acompañar el trabajo misionero. Las reuniones de dicha comisión deben calendarizarse para todo el año de modo que ahí se organicen las actividades principales de animación y formación.

Cosa distinta es la organización interna de cada grupo de niños, el cual debe constar idealmente de 12 miembros a similitud del grupo de apóstoles de Jesús, que le escuchaban, se hacían amigos de él y se comprometían a ser sus misioneros.

Cada grupo elige  su propio nombre misionero, su santo patrono y sus compromisos concretos.

La estructura principal de la obra son los grupos de infancia misionera, cuyos miembros han de ser fermento misionero en su familia, en su escuela y en su medio ambiente.

EL JEFE DEL EQUIPO

Cada Equipo al organizarse escoge un jefe de grupo quien se pone al servicio del mismo. Este niño, niña – jefe debe distinguirse por ser mas comprometido, destacarse por su espíritu de servicio,  responsabilidad,  fervor, por su amor a Jesús y a la Santísima Virgen. El niño, niña  – jefe coordina su Equipo  con base a las  indicaciones del asesor y conforme a su propia iniciativa.  

¿Qué hace el niño, niña o Adolescente  – jefe del Equipo?

  1. Prepara y dirige el encuentro semanal, con la colaboración del asesor y de todos los niños.
  2. Motiva a los niños para que participen activamente y cumplan sus compromisos.
  3. Lleva el control de asistencia de su grupo.
  4. Ora por los niños de su equipo y los niños que no conocen a Jesús.
  5. Participa en la Escuelas de Liderazgo Misionero Infantil para perfeccionar su formación.
  6. Motiva a los niños y niñas, para que hagan más amigos para Jesús.
  7. Ayuda a que entre los miembros del equipo se repartan diversas responsabilidades: secretario, tesorero, animador, etc.