Hora Santa del Enfermo Misionero

EXPOSICIÓN DEL SANTISIMO

Canto: Altísimo Señor

MONICIÓN: La Eucaristía es alimento y medicina. Si estás en las tinieblas, la Eucaristía es la Luz. Si sientes la fiebre de las pasiones, la Eucaristía es medicina. Si estás oprimido por las culpas, la Eucaristía es la victima que paga por ellas. Si tienes hambre, la Eucaristía es alimento del Alma. Si te sientes débil, la Eucaristía es tu fortaleza. Si tienes miedo a la muerte, la Eucaristía es vida, porque “El que come mi carne y bebe mi sangre, vivirá para siempre”

ADORACIÓN: Jesús, Tú eres el pan de vida, el que viene a ti, no tendrá más hambre. Señor Jesús, si no comemos tu carne y no bebemos tu sangre no tendremos vida en nosotros. El que come tu carne, Tú lo resucitarás, Señor Jesús, ¿A quién iremos Señor? Tú sólo tienes palabras de vida eterna. Tú Señor, eres el pan bajado del cielo; el que coma de este pan, vivirá para siempre. Jesús, el permanece en ti, da muchos frutos; quien no permanece en ti, está muerto.

Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman… (tres veces) (Padre Nuestro y Ave María)

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El es ofendido. Por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María, te pido la conversión de los pecadores… (Vamos hacer un momento de silencio y traer a nuestro pensamiento a aquellas personas por las que queremos interceder)

CANTO: SEÑOR ¿A QUIÉN IREMOS? O VEN, VEN, SEÑOR, NO TARDES

ALABANZA Y ACCIÓN DE GRACIA: Te damos gracias y te bendecimos Dios Santo y fuerte, porque diriges con sabiduría los destinos del mundo y cuidas con amor, a cada uno de los hombres.  Tú nos invitas a escuchar tu palabra, que nos reúne en un solo cuerpo, y a mantenernos siempre firme en el seguimiento de tu Hijo Jesús. Porque sólo El es el camino que nos conduce a Ti, Dios invisible, la verdad que nos hace libres y la vida que nos colma de alegría. Te damos gracias y te bendecimos Padre fiel y lleno de ternura porque tanto amaste al mundo que le has entregado a tu hijo para que fuera nuestro Señor y nuestro hermano. Jesús manifestó su amor con los pobres y los enfermos, con los pequeños y los pecadores. El nunca permaneció indiferente ante el sufrimiento humano; su vida y su palabra son para nosotros la prueba de Tú amor; como un padre siente ternura por Tus hijos; así también Tú sientes ternura por tus fieles. Por eso, te alabamos y te glorificamos y, con los ángeles y los santos, cantamos tu bondad y tu fidelidad, proclamando el himno de tu gloria.

Santo, Santo es le Señor, Dios del universo; llenos están el cielo y la tierra de tu gloria; ¡Hosanna en el Cielo, bendito el que viene en nombre del Señor, Hosanna en el Cielo!

LECTURA BIBLICA: ( 2 Cor 1 4-11 )

REFLEXIÓN: Cuando una persona ama de verdad, sincera y profundamente, es capaz de hacer cualquier cosa. El amor se vuelve como un río impetuoso que todo lo supera y lo arrastra. El enfermo que ama, le da otro sentido a su sufrimiento; ya no cuenta las noches de insomnio o los días de soledad, ya no lo atormentan sus penas o el pensamiento del fin que se aproxima… Siente en sí, dentro de él, una fuerza, un valor que no sabe explicar pero que lo sostiene y le dan serenidad y paciencia, pues “El amor es fuerte como la muerte” como leemos en el Cantar de los Cantares.

"Nada se resiste al amor, todo lo transforma”. “Mi vocación es el Amor, en el corazón de mi Madre la Iglesia, YO SERE EL AMOR” decía Santa Teresita. Por eso nada, ni nadie le quitaban esa paz que irradiaba en trono suyo. Los mártires afrontaban persecuciones y tormentos con Valentía, porque esperaban de Dios el premio eterno; Santa Teresita sufre con fortaleza los dolores de la tuberculosis, pues todo lo ofrece para las misiones.

Para aquél que Dios ha llamado a unir su sufrimiento a los de Cristo, no existe sino una sola y única virtud: EL AMOR. El amor lo es todo en su vida, y su vida es toda de amor… La esencia, pues, de esa persona es el amor. Siente que Dios lo ama. Y le corresponde con amor, al amor de Dios. Ya que el amor llevó a Jesús a entregarse como victima por nosotros. El amor impulsa al alma a entregarse a Dios en la inmolación del dolor… Amor, amor; no hay otra cosa, no hay otra fuerza que el amor que pueda hacer comprender y aceptar el sufrimiento en la vida…Hermano, el Padre Celestial dijo de Jesús: “este es mi hijo muy amado, al que miro con cariño” (Mt. 3,17) Si sabes descubrir el valor de tu dolor unido al de Cristo, sentirás que Dios no se ha olvidado de ti. Al contrario, también sobre ti resonará la voz del Padre: “Tú eres mi hijo muy amado, al que miro con cariño”

Hermano, tú también, desde las cadenas de tu dolor y la oscuridad de tus sufrimientos, mira a este mundo que necesita ser salvado; mira a Cristo, que pide tu cooperación. No te desesperes. Al contrario, transfórmate en “Apóstol de Jesús y pregonero de su salvación” el mundo no se salva con las palabras, sino con la Gracia de Dios y los sufrimientos de Jesús y sus discípulos. Tú puedes ser cooperador de Cristo desde tu dolor y con tu dolor. Mientras Dios nos preste vida, debemos trabajar en el cumplimiento de su voluntad y para la venida del Reino en el mundo. La enfermad no debe ser un obstáculo para acercarnos a El; al contrario, debe ser un medio más para ser instrumentos de Cristo, cooperadores de su obra salvadora desde nuestra enfermedad y con nuestra enfermedad. Hermano, la fuerza y el valor del Apóstol Pablo no residían en el mismo, sino en la gracia y valor que venía de Cristo…”Todo lo puedo en El”; nosotros no somos nadie y no podemos nada sin El, también nosotros podemos y debemos llegar a decir de la misma manera…”Todo lo puedo en El” (momento de silencio y meditación)

CANTO: CRISTO TE NECESITA PARA AMAR O UN MANDAMIENTO NUEVO

SALMO RESPONSORIAL:
R: Compadécete de mi, Señor, estoy enfermo.

Señor no me corrijas con ira,
no me castigues con cólera.
Misericordia Señor que desfallezco;
cura Señor, mis huesos dislocados.
Tengo el alma en delirio,
y Tú, Señor ¿Hasta cuándo? R/

Vuélvete, Señor, liberta mi alma,
sálvame por tu misericordia.
Porque en el reino de la muerte
nadie te invoca, y en el abismo,
¿Quién te alabará? R/

Estoy agotado de gemir:
de noche lloro sobre el lecho,
riego mi cama con lágrimas.
Mis ojos se consumen irritados,
envejecen por tantas contradicciones. R/

Apartaos de mí los malvados,
porque el Señor ha escuchado mis sollozas;
el Seño ha aceptado mi oración. R/

REPARACIÓN: Señor Jesús, tus nos has prometido habitar siempre con nosotros. Tú verdaderamente llamaste a todos los cristianos a acercarse y compartir tu Cuerpo y tu Sangre. Pero nuestros pecados nos han dividido y no está en nuestro poder compartir juntos la Santa Eucaristía. Nosotros confesamos nuestro pecado y te pedimos: perdónanos y ayúdanos a tomar los caminos de la reconciliación según tu voluntad. Abraza nuestros corazones con el fuego del Espíritu Santo, concédenos el Espíritu de Sabiduría y de Fe; de audacia y de paciencia; de humildad y firmeza; de amor y arrepentimiento, por las oraciones de la Santísima Virgen Madre de Dios y de todos los Santos. A M E N

SUPLICA: Señor Jesús, te acepto en mi corazón y en mi vida: quiero que Tú seas mi Señor, perdona mis pecados, y purifícame con tu Sangre Divina. Yo pongo ante ti mi sufrimiento y mi enfermedad. Sáname, Señor, por el poder de tus gloriosas llagas, por tu cruz y por tu preciosísima Sangre. Tú eres el buen pastor y yo soy una de las ovejas de tu redil: ten compasión de mí. Tú eres siempre el mismo. Tú tienes siempre el mismo poder; yo creo que Tú puedes sanarme porque tienes la misma compasión que tenías con los enfermos; porque eres la resurrección y la vida.

Gracias, Señor Jesús, por lo que haces por mí y acepto tu plan de amor.
Te doy gracias y te alabo. A M E N

BENDICIÓN CON EL SANTISIMO – ORACIÓN
Canto: Mi alma glorifica al Señor mi Dios.