Historia

Juana y Estefanía BigardFundada en la ciudad de Caen, en Francia, en 1889, la Obra de San Pedro Apóstol (O.S.P.A.) debe su existencia a la original iniciativa de Juana y Estefanía Bigard. Gracias a la correspondencia que mantenían con diversos misioneros, madre e hija se convencieron de que una comunidad cristiana local no habría podido convertirse plenamente en Iglesia sin un clero autóctono: obispos, sacerdotes y religiosos, los cuales serían capaces, mejor que otros, de dar valor a la riqueza de las tradiciones locales y de predicar el Evangelio en el ámbito de su misma cultura, en el modo más eficaz e incisivo.

Después de haber distribuido sus bienes entre los seminarios de tierras de misión y ofreciendo sus vidas de oración y sacrificio, Juana e Estefanía tuvieron la idea de pedir a otras personas la ofrenda de sus oraciones personales y una ayuda económica para cubrir las necesidades de tantos jóvenes que querían ser sacerdotes, pero que no tenían medios suficientes. Juana Bigard perseveró en su idea y continuó a invitar personas a formar parte de su grupo de sostenedores de la misión. Este grupo se prefijó los siguientes objetivos:

  • Insistir sobre la necesidad de la formación y la instrucción de sacerdotes y religiosos.
  • Contribuir en forma consistente al crecimiento del clero local.
  • Ampliar cada vez más este objetivo, contribuyendo a la formación de aquellos que deseaban ser sacerdotes o religiosos, dando una importancia especial a la formación del clero local.

Debido a su delicada salud Juana Bigard abandonó la responsabilidad de la Obra de San Pedro Apóstol el 22 de enero de 1905. Murió el 28 de abril de 1934 y recibió sepultura junto a su madre Estefanía en el cementerio Montparnasse, en Francia.

En 1920 la sede de la Obra se transfirió a Roma.El pequeño grupo creado por Juana y Estefanía Bigard había crecido y se había difundido por toda Europa y fuera de ésta. Con la aprobación de la Santa Sede fue proclamada Obra Pontificia el 3 de mayo de 1922.

Gracias a la intuición y a la visión de Juana y Estefanía Bigard, muchos Obispos, sacerdotes y religiosos se han beneficiado de la actividad de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol. Actualmente, la Obra asiste a 884 seminarios en los cuales residen casi 73.000 seminaristas. Estos jóvenes provienen de los cinco continentes: Africa, Asia, América, Oceanía y Europa.