Domingo Mundial de las Misiones 2010

Portada

Celebramos el octubre misionero

En vistas a una mejor reflexión y celebración del Octubre Misionero, se propone una estructura que organiza al mes en cuatro temas, uno por cada semana.

Misa por la Evangelización de los Pueblos

JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES

DOMINGO 24 DE OCTUBRE DEL 2010

MONICIÓN DE ENTRADA

La misión de la Iglesia tiene su origen en el misterio de Dios Uno y Trino, que es proclamado en la profesión de fe y celebrado en la Eucaristía. Celebremos, pues, esta Eucaristía escuchando con atención la Palabra de Dios y reconociendo el amor de Jesús en su entrega total, para sabernos enviados por el Espíritu Santo como lo fueron los primeros apóstoles de Jesús y la primera comunidad cristiana.

Mensaje del Director Nacional OMP

Un año más nos preparamos para celebrar la Jornada Misionera Mundial, la cual nos invita a tomar conciencia de la “Urgencia de la Misión, que es tarea de todos. El Papa Benedicto XVI, en el mensaje de este año nos habla de la importancia de dicha Jornada, la cual “ofrece a las comunidades diocesanas y parroquiales, a los institutos de vida consagrada, a los movimientos eclesiales y a todo el pueblo de Dios la ocasión de renovar el compromiso de anunciar el Evangelio y de dar a todas las actividades pastorales un aliento misionero más amplio.” (Mensaje JMM 2010).

Octubre, un mes dedicado a la misión universal

El llamado “Octubre Misionero” surge de la necesidad de preparar convenientemente el DOMUND, para que esta Jornada pueda dar mayores frutos y para contribuir a que arraigue de modo estable en los cristianos la conciencia de su común responsabilidad en la evangelización del mundo. Siendo el DOMUND “la fiesta de la catolicidad y de la solidaridad universal” (Estatuto OMP, art. 7), es natural dar a esta Jornada un marco que ayude a comprender mejor la riqueza y trascendencia de lo que se celebra en ella.

La Congregación para la Evangelización de los Pueblos nos solicita, por eso, lo siguiente: “Para que el mes de octubre brinde a los cristianos la ocasión de dar una dimensión universal a su cooperación misionera, y para aumentar el espíritu misional en el pueblo cristiano, foméntense las oraciones y los sacrificios diarios, de suerte que la celebración anual de la Jornada Mundial de las Misiones venga a ser exponente espontáneo de ese espíritu” (Estatuto OMP, art. 8).

Guión Litúrgico Domingo Mundial de las Misiones

XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

MONICIÓN DE ENTRADA

Dice el Papa Benedicto XVI en su Mensaje para el DOMUND que “el mes de octubre, con la celebración de la Jornada Mundial de las Misiones, ofrece a todo el pueblo de Dios la ocasión de renovar el compromiso de anunciar el Evangelio y de dar a las actividades pastorales un aliento misionero más amplio”.

En esta celebración eucarística, Cristo nos sale al encuentro en su Palabra y en el sacramento de la Eucaristía. Desde esta experiencia podemos nosotros también salir al encuentro de todas aquellas personas que necesitan ser iluminadas con la luz del Evangelio, reflejada en nuestras vidas. Nos unimos especialmente a todos los misioneros esparcidos por el mundo entero, para que con nuestra oración y nuestra ayuda fraterna puedan continuar su labor misionera y revelar el rostro de Jesús a todos los que le buscan con sincero corazón.

Mensaje del Santo Padre BENEDICTO XVI para la Jornada Mundial de las Misiones 2010

“La construcción de la comunión eclesial es la clave de la misión”

Queridos hermanos y hermanas:

Papa Benedicto XVI

El mes de octubre, con la celebración de la Jornada mundial de las misiones, ofrece a las comunidades diocesanas y parroquiales, a los institutos de vida consagrada, a los movimientos eclesiales y a todo el pueblo de Dios, la ocasión para renovar el compromiso de anunciar el Evangelio y dar a las actividades pastorales una dimensión misionera más amplia. Esta cita anual nos invita a vivir intensamente los itinerarios litúrgicos y catequéticos, caritativos y culturales, mediante los cuales Jesucristo nos convoca a la mesa de su Palabra y de la Eucaristía, para gustar el don de su presencia, formarnos en su escuela y vivir cada vez más conscientemente unidos a él, Maestro y Señor. Él mismo nos dice: "El que me ame, será amado de mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él" (Jn 14, 21). Sólo a partir de este encuentro con el Amor de Dios, que cambia la existencia, podemos vivir en comunión con él y entre nosotros, y ofrecer a los hermanos un testimonio creíble, dando razón de nuestra esperanza (cf. 1 P 3, 15). Una fe adulta, capaz de abandonarse totalmente a Dios con actitud filial, alimentada por la oración, por la meditación de la Palabra de Dios y por el estudio de las verdades de fe, es condición para poder promover un humanismo nuevo, fundado en el Evangelio de Jesús.

En octubre, además, en muchos países se reanudan las diversas actividades eclesiales tras la pausa del verano, y la Iglesia nos invita a aprender de María, mediante el rezo del santo rosario, a contemplar el proyecto de amor del Padre sobre la humanidad, para amarla como él la ama. ¿No es este también el sentido de la misión? 

El Rosario Misionero

¿Qué es el Rosario Misionero?

EL ROSARIO TRADICIONAL

El Santo Rosario es una devoción mariana de las más antiguas y más conocidas entre el pueblo cristiano. Una tradición muy remota atribuye a santo Domingo de Guzmán, fundador de los Dominicos, la composición de este rezo. Pero fue el Papa san Pío V quien, con una Bula publicada en el año 1569, le dio la forma que se utilizó por más de cinco siglos, contemplando 15 misterios de gozo, dolor y gloria. El Papa Juan Pablo II , el 16 de octubre de 2002 en Carta apostólica «Rosarium Virginis Mariae» ha agregado al rosario tradicional  5 nuevos misterios llamados "misterios de luz".