¿Dónde y para quiénes?

 

“La familia está llamada a ser signo misionero para los alejados, para las familias que no creen todavía y para las familias cristianas que no viven consecuentemente la fe recibida”.  (Juan Pablo II,  F.C.  54)

Queremos ser familias que crezcamos interiormente, nos proyectemos sirviendo en nuestra comunidad y vayamos a evangelizar "a todas las gentes". Para ello, vivimos y realizamos lo siguiente:

1.- PARA SER FAMILIA MISIONERA DENTRO  DE NUESTRO PROPIO HOGAR:

  • Ser verdadera comunidad de vida y de amor.
  • Tener a Dios Amor como centro del hogar.
  • Transmitir y cuidar responsablemente de la vida d todos sus miembros.
  • Apreciarnos y ayudarnos a progresar integralmente como personas y como cristianos.
  • Compartir lo que somos y lo que tenemos
  • Comprendernos, reconciliarnos y reflejar en familia el amor de Dios.
  • Ser Iglesia en pequeño: comunidad eclesial, viva, dinámica y misionera..
  • Compartir la educación en la fe para crecer en ella.
  • Compartir en familia la Palabra de Dios, la Eucaristía y la oración.
  • Animarnos los unos a los otros para acrecentar nuestro espíritu y servicio misionero universal.
  • Formarnos para servir mejor a los demás más allá de nuestras fronteras.
  • Realizar nuestro encuentro semanal de familia, en el cual escuchamos la Palabra de Dios, compartimos las experiencias de familia y nos preparamos par servir a otras familias. Aprovechar los guiones y otros materiales misionero elaborados para nuestro crecimiento como familia misionera.

2.-PARA SER FAMILIA MISIONERA EN NUESTRA COMUNIDAD:

  • Ayudar a otras familias para que sean verdaderas comunidades de vida y amor.
  • Compartir nuestro pan y nuestra fe con las familias más necesitadas. Llevarles la Palabra, la vida nueva y el amor de Dios.
  • Anunciar el Evangelio a familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, compañeros de estudio y a otros hermanos de la comunidad.
  • Compartir  la oración con familiares y amigos. 
  • Animar a otros familiares y amigos para que sean buenos misioneros.
  • Colaborar con la pastoral de la parroquia.
  • Apoyar la formación y el servicio de las vocaciones misioneras.

3.- PARA SER FAMILIA MISIONERA  HACIA TODAS LAS GENTES.

  • Vivir en comunión con toda la Iglesia
  • Tener un corazón misionero universal para servir a todas las gentes.
  • Ofrecer nuestro testimonio de vida cristiana  por las misiones y por los misioneros.
  • Ofrecer, cada día, oraciones y sacrificios por la misiones del mundo entero.
  • Contribuir con nuestra generosa ofrenda económica a las necesidades de los misioneros y de las misiones católicas.
  • Salir a evangelizar al lugar donde Dios nos envíe, más allá de nuestras fronteras.

Ayudar a otros hermanos a que realicen  servicios misioneros, sobre todo, para apoyar la evangelización de los no cristianos (misión ad gentes).