Objetivos

La POPF, sabedora de que la evangelización es ante todo una acción del Espíritu Santo, suscita en los fieles, en primer lugar, la oración y el sacrificio por las misiones[45]. Tiene los siguientes objetivos:

a) formar a todo el pueblo de Dios para que tome conciencia de su vocación misionera universal[46];

b) informar a los cristianos acerca de la vida y las necesidades de la Iglesia en Territorios de Misión, mediante el intercambio de información, la participación de los valores espirituales, los testimonios de solidaridad en tiempos de prueba y el apoyo moral y material en la adversidad[47];

c) incrementar entre las Iglesias particulares la ayuda, tanto espiritual como material, con particular atención al intercambio de personal apostólico para la evangelización del mundo[48];

d) promover las vocaciones misioneras ad gentes, especialmente las vocaciones«de por vida»[49];

e) favorecer, especialmente en los jóvenes, la educación en la justicia a través de la información y el conocimiento de la doctrina social de la Iglesia, a fin de estimularles a la ayuda, y llevar a cabo una sensibilización misionera que los lleve al ofrecimiento de sí mismos a las misiones[50]: para ello la POPFdispone de un «servicio misionero para los jóvenes»;

f) promover la solidaridad económica apelando a la generosidad de los cristianos del mundo entero, con el fin de elaborar un programa de justicia social y de asistencia para subvenir, de manera regular, a las necesidades esenciales de toda la Iglesia en Territorios de Misión[51]

Tomado de: Congregación para la Evangelización de los Pueblos, 
Estatuto de las Obras Misionales Pontificias (6-5-2005)