Fundamentos Bíblicos

 

FUNDAMENTOS BÍBLICOS DE LA UNION DE ENFERMOS MISIONEROS 

Repetidas veces en los cuatro Evangelios encontramos a Jesús acercándose a los enfermos y a quienes misericordiosamente con su poder sanaba, este poder Jesús se los transmite a los Apóstoles quienes por mandato específico de él según el Evangelio de San Marcos:  “Fueron a predicar, invitando a la conversión. Echaban a muchos espíritus malos, y sanaban a numerosos enfermos con una unción de aceite”. ( Mc. 6, 12-13)

En la carta  apostólica de Santiago, se encuentra un texto fundamental en el que el Apóstol en forma de consejo dice al enfermo que llame a los Presbíteros de la Iglesia para que rueguen por él, ungiéndolo con aceite en el nombre del Señor. La oración hecha con fe salvará al enfermo; el Señor lo levantará y, si ha cometido pecado le serán perdonados (Santiago 5, 13-15)

En el magisterio de los Papas siempre se ha tratado el tema del sufrimiento humano y así tienen la Encíclica SALVIFICI DOLORIS del Papa Juan Pablo II, hasta que llegamos al 1990 año en que es publicada la Carta Encíclica REDEMPTORIS MISSIO, también de su Santidad Juan Pablo II, que en el número 78, literalmente dice: “Por esto recomiendo a quienes ejercen su Ministerio Pastoral entre los enfermos que los instruyan sobre el valor del sufrimiento, animándoles a ofrecerlo a Dios por los misioneros. Con tal ofrecimiento los enfermos se hacen también misioneros, como los subrayan algunos movimientos surgidos entre ellos y para ellos. Incluso la misma solemnidad de Pentecostés, inicio de la misión de la Iglesia, es celebrado en algunas comunidades, como Jornada del sufrimiento por las misiones”.

 

 LA  ENFERMEDAD EN LA VIDA HUMANA

La enfermedad en la vida humana se han contado siempre entre los problemas más graves que aquejan la vida humana. En la enfermedad el hombre experimenta su impotencia sus límites y su finitud. Toda enfermedad puede hacernos entrever la muerte (No.1500)

La enfermedad puede conducirnos a la angustia, al repliegue sobre sí mismo, a veces, incluso a la desesperación y a la rebelión contra DIOS, puede hacer también a la persona más

madura, ayudarla a discernir en su vida lo que no es esencial para volverse hacia lo que es con mucha frecuencia, la enfermedad empuja a una búsqueda de DIOS en retorno a. (No. 1501. C. Católico)

 

 CRISTO, MÉDICO

La compasión de Cristo hacia los enfermos y sus numerosas curaciones de dolientes de toda clase, son un signo maravilloso de que “Dios ha visitado a su pueblo (Lc.7,16)” y que el Reino de Dios está muy cerca. Jesús no tiene solamente poder para curar, si no también de perdonar los pecados. Vino a curar al hombre entero, alma y cuerpo, es el médico que los enfermos necesitan. (No. 1503 C. Católico)

 

“SANADA A LOS ENFERMOS”

“Cristo invita a sus discípulos a seguirle tomando a su vez su cruz (MT. 10,38) siguiéndole adquiera una nueva visión sobre la enfermedad y sobre los enfermos. Jesús los asocia a su vida pobre y humilde, les hace participar de su ministerio de compasión y de curación. Y yéndose de allí predicaron que se convirtieran, expulsaban a muchos demonios y ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban” (Mc. 6, 12-13) ( No. 1506 C. Católico)