Destinatarios

 

Pueden ser miembros de la U. E. M. Todos los enfermos crónicos y temporales, ancianos o  personas de todas las edades, , que sintiendo la invitación del Señor se unen al dolor redentor de Cristo y con espíritu misionero colaboran en la labor de evangelización de la Iglesia en el mundo. También son miembros activos todos los que trabajan en ella y bienhechores con verdadero espíritu misionero y que se hayan inscrito.