Guión Liturgico para la jornada

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

XXIII JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO
GUIÓN LITÚRGICO

MONICIÓN DE ENTRADA:
Hermanos: Seamos bienvenidos a la Casa del Señor que nos convoca a participar de su Banquete Celestial. Hoy, en torno a la memoria litúrgica de Ntra. Sra. de Lourdes, celebramos la Jornada Mundial del Enfermo.

La Jornada Mundial del Enfermo es una ocasión propicia para reflexionar sobre el misterio del sufrimiento y un momento oportuno para que nuestras comunidades y la sociedad en general se vuelvan más sensibles ante el dolor y el sufrimiento. Ofrezcamos esta Santa Eucaristía por todos nuestros Hermanos que sufren algún tipo de enfermedad y por nuestros Hermanos visitadores, para que juntos caminemos sobrellevando las cargas propias de la vida ofrecidas con sentido espiritual a favor de las misiones. Nos ponemos de pie.

MONICIÓN A LAS LECTURAS:
En la primera lectura se nos narra el don de Dios al crear al hombre y colocarlo en el Edén y la desobediencia humana. Se rompe la armonía de la creación.

La respuesta del Salmo 103 combina un canto de acción de gracias y una súplica confiada. En el Evangelio de Marcos escucharemos la explicación de Jesús para dar frutos dignos ya desde esta vida, pues todo procede de las intenciones del corazón. Escuchemos con atención.

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro del Génesis (2,4b-9.15-17):

SALMO RESPONSORIAL
Sal 103,1-2a.27-28.29be-30 R/. Bendice, alma mía, al Señor

EVANGELIO
Lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre
Lectura del santo evangelio según san Marcos (7,14-23):

ORACIÓN DE LOS FIELES:
Abiertos al amor del Padre y reconociendo nuestra necesidad, acudimos a Él con confianza, para pedirle que atienda nuestra oración. R. Escúchanos, Padre.

•Por la Iglesia, para que el Señor la vivifique y conceda santos y numerosos ministros que iluminen y santifiquen a sus fieles. R.

•Por los que rigen los destinos del mundo, para que el Señor guíe y sostenga su trabajo y aumente la prudencia en los responsables de las políticas sanitarias. R.

•Por todos los que entregan su vida en promover la salud, prevenir y curar la enfermedad, por todos los que están o se acercan al enfermo, para que el Espíritu Santo fortalezca su fe y llene sus tareas de un amor delicado y atento. R.

•Por nuestras familias, para que el Señor las proteja y dé fuerza y esperanza a aquellas que están pasando por la experiencia de la enfermedad. R.

•Por todos los enfermos, para que la memoria de Nuestra Señora de Lourdes brille como signo de salud y esperanza para los que invocan su ayuda y sepan ofrecer sus sufrimientos por la salvación de todo el mundo. R.

•Y por todos los bautizados, para que todos seamos solidarios con quienes más sufren. R.

Señor, fuerza de los que en ti esperan, derrama en nuestros corazones el don de la caridad y concédenos los bienes que te hemos pedido, para que viviendo confiados bajo tu protección te busquemos con todo el corazón y cumplamos fielmente tu voluntad. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

ORACIÓN DEPUES DE LA COMUNIÓN:
Señor Dios nuestro: Tu Hijo Jesús se ha dado a sí mismo a nosotros en esta celebración eucarística.
Purifica nuestros corazones y nuestras intenciones, para que participemos también en su actitud
de apertura a tu voluntad y a las necesidades de los hermanos. Que de esta manera cumplamos
más de lo que manda la ley y te sirvamos como tus hijos e hijas, en quienes tú reconozcas a Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro, por los siglos de los siglos.

Deja un comentario