El Rosario Misionero

¿Qué es el Rosario Misionero?

EL ROSARIO TRADICIONAL

El Santo Rosario es una devoción mariana de las más antiguas y más conocidas entre el pueblo cristiano. Una tradición muy remota atribuye a santo Domingo de Guzmán, fundador de los Dominicos, la composición de este rezo. Pero fue el Papa san Pío V quien, con una Bula publicada en el año 1569, le dio la forma que se utilizó por más de cinco siglos, contemplando 15 misterios de gozo, dolor y gloria. El Papa Juan Pablo II , el 16 de octubre de 2002 en Carta apostólica «Rosarium Virginis Mariae» ha agregado al rosario tradicional  5 nuevos misterios llamados "misterios de luz".

EL ROSARIO MISIONERO

El Rosario Misionero es una forma de oración que toma como base al Rosario tradicional, en la cual, por intercesión de María, se pide al Padre por las intenciones y necesidades de todo el mundo. Es una oración mariana universal y misionera, que consiste en rezar los cinco misterios de cada día teniendo presentes los cinco continentes del mundo, pensando en la situación concreta de cada continente desde el punto de vista de la evangelización y de la presencia cristiana, y orando por los misioneros y misioneras, por todos los agentes de la evangelización, y por todos los que aún no conocen la Buena Nueva de la salvación, para que se abran a la luz del Evangelio.

 Está estructurado, al igual que el Rosario tradicional en cinco misterios, en cada uno de los cuales se pone como intención a uno de los cinco continentes. Las cinco decenas tienen sendos colores, que representan a cada uno de los cinco continentes desde el punto de vista misional, y recuerdan al que reza, la intención misional de  cada decena:

Las cinco decenas son de colores diferentes, representan a cada uno de los cinco continentes desde el punto de vista misional, y recuerdan al que reza, la intención misional de cada decena. "El Rosario Misionero: la decena blanca es por la vieja Europa, para que sea capaz de recuperar la fuerza evangelizadora que ha engendrado tantas Iglesias; la decena amarilla es por Asia, que rebosa de vida y de juventud; la decena verde es por África, probada por el sufrimiento, pero disponible al anuncio; la decena roja es por América, promesa de nuevas fuerzas misioneras; la decena azul es por el continente de Oceanía, que espera una difusión más profunda del Evangelio" (Carta de Juan Pablo II a la Infancia Misionera).

Primer misterio rezamos por la Iglesia de África: En este primer misterio, vamos a recordar al continente Africano con sus más de 500 millones de habitantes, a fin de que su profundo sentimiento religioso le facilite asumir la plenitud de la revelación de Cristo.

Segundo misterio rezamos por la Iglesia de América: Recordamos especialmente en este segundo misterio a nuestro continente Americano, el "continente de la esperanza", donde se registra el más alto porcentaje de católicos, pero que sufre por la escasez de sacerdotes y poco compromiso de los laicos.

Tercer misterio rezamos por la Iglesia de Europa: Ofrecemos este tercer misterio por Europa, para que retorne a las fuentes de su fe que se ha enfriado con el correr de los siglos. Que asuma su compromiso misionero y sea de nuevo motor impulso del dinamismo misionero.

Cuarto misterio rezamos por la Iglesia de Oceanía: Ofrecemos este cuarto misterio por el lejano y pequeño universo de islas que se llama Oceanía, a fin de que sus numerosas razas puedan ser iluminadas y guiadas a la luz del evangelio.

Quinto misterio rezamos por la Iglesia de Asia: Recemos este quinto misterio por Asia, para que la virgen María vuelva sus ojos al continente más poblado del mundo, donde los católicos constituyen tan solo el 2% de la población y la Iglesia es perseguida y combatida. 

Entre las diversas formas de participar de la misión de la Iglesia, se encuentra la Cooperacion Misionera,  que el Papa Juan Pablo lI, en la carta encíclica Redemptoris Missio sobre las misiones, define de la siguiente manera:«Todos los cristianos son corresponsables de la actividad misionera. La participación de las comunidades y de cada fiel en este derecho-deber se llama "Cooperacion Misionera"» (RM. 77). «Entre las formas de participación, el primer lugar corresponde a la cooperación espiritual: oración, sacrificios, testimonio de vida cristiana. La oración debe acompañar el camino de los misioneros para que el anuncio de la Palabra resulte eficaz por medio de la gracia divina» (No. 78).

El «Rosario misionero» es una manera concreta para cumplir con ese deber. Lo ha pensado y organizado a mediados del siglo XX el  obispo norteamericano, Monseñor Fulton Sheen, con el fin de sugerir y brindar un medio muy práctico de orar por las misiones y misioneros. Su Santidad el Papa Juan XXIII rezaba el Rosario Misionero todos los días por el mundo entero, dedicando una decena a cada continente: "Como papa debo orar por la humanidad entera y lo hago al rezar el Santo Rosario Misionero: la primera decena por Africa, la segunda por América, la tercera por Europa, la cuarta por Oceanía y la quinta por Asia". 

 

¿Cómo se reza el Rosario Misionero?

1.- Se comienza con la Señal de la Cruz.

2.- Se ofrece el Rosario por alguna intención en especial.

3.- Dependiendo del día de la semana, se rezarán los misterios que corresponda:

* Lunes y Sábados

 se rezan los MISTERIOS GOZOSOS

* Martes y Viernes

 se rezan los MISTERIOS DOLOROSOS

* Miércoles y Domingos

 se rezan los MISTERIOS GLORIOSOS

* Jueves

 se rezan los MISTERIOS LUMINOSOS

 
 (En cada misterio repetimos la Oracion que Jesus nos enseño, El Padre Nuestro, acompañado por 10 Ave Maria y El Gloria,
pueden incluirse algunas jaculatorias si asi lo desea) 

4.- Se reza 1 Padrenuestro y 3 Avemarías por el propio país, para que Dios suscite espíritus generosos y entregados a la evangelización y por todos los que aún no conocen a Cristo, para que pronto lleguen a encontrarse con El.

5.- Puede rezarse la siguiente Oración

"Señor, Tú has querido que tu Iglesia sea sacramento de salvación para todos los hombres, a fin de que la obra redentora de Cristo persevere hasta el final de los tiempos; mueve ahora los corazones de tus fieles y concédenos la gracia de sentir que nos llamas con urgencia a trabajar por la salvación del mundo, para que, de todas las naciones, se forme y desarrolle un solo pueblo, una sola familia, consagrada a tu nombre. Por Cristo nuestro Señor.  Amén."

6.- Se reza una Salve a la Virgen María

7.- Se finaliza con la Señal de la Cruz

Al terminar el Rosario Misionero, se ha rodeado el mundo entero, abrazando a todos los continentes y a todos los hombres en una gran oración universal. 

 

MISTERIOS GOZOSOS

Lunes y Sábados

PRIMER MISTERIO

En el primer misterio gozoso contemplamos la anunciación del ángel a María y la encarnación del Hijo de Dios.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE AFRICANO 

Pidamos para que la Santísima Virgen siga acompañando la labor de todos los misioneros en África, para que así como el Verbo se encarnó en la humanidad, el mensaje del Evangelio siga inculturándose en tierras africanas y para que surjan grandes evangelizadores entre los mismos africanos.

SEGUNDO MISTERIO

En el segundo misterio gozoso contemplamos la visita de María a su prima lsabel y la santificación del precursor Juan Bautista en el seno de su madre.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE AMERICANO

En este misterio queremos pedir para que la Virgen María siga visitando nuestros pueblos de América para socorrer nuestras necesidades; pero sobre todo para traernos a su hijo Jesús que es camino, verdad y vida.

TERCER MISTERIO

En el tercer misterio gozoso contemplamos el nacimiento de Jesús en Belén y el anuncio de la salvación a los pastores y a los reyes magos.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE EUROPEO

En este misterio pidamos para que la Iglesia europea, que tradicionalmente ha sido evangelizadora, recupere su vitalidad y para que se mantenga abierta a la generación y al intercambio con las iglesias jóvenes.

CUARTO MISTERIO

En el cuarto misterio gozoso recordamos cuando Maria y José, al cumplir los cuarenta días del nacimiento del niño Jesús, le llevaron al templo para presentarle al Padre celestial.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE OCEANICO

En este misterio pidamos por todos los ancianos y ancianas de Oceanía y del mundo, para que haya quien, esté cerca de ellos y los ayude en sus necesidades.  Pero sobre todo le pedimos a la Santísima Virgen que ella misma los alivie en los achaques y molestias de la edad y les  consiga de Dios poder llegar a conocer a su Hijo Jesús, para su completa y eterna salvación.

QUINTO MISTERIO

En el quinto misterio gozoso contemplamos a Jesús adolescente de 12 años que subió al templo con sus padres.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE ASÍATICO

Los grandes pueblos de Asia en su prudencia y sabiduría humanos quieren señales extraordinarias que acrediten el mensaje evangélico proclamado por los misioneros. Por otra parte ellos son muy respetuosos y amantes de la naturaleza. Pidamos para que la madre del verdadero Dios interceda mucha sabiduría a los mensajeros de su Evangelio en Asia. Y en la belleza y armonía encuentren caminos que de esas hermosuras y a Aquel que Dios nos envió como único salvador.

 

MISTERIOS DOLOROSOS

Martes y Viernes

PRIMER MISTERIO

En el primer misterio doloroso contemplamos a Jesús que ora y suda sangre en el huerto de los Olivos.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE AFRICANO

Pidamos al Señor por el pueblo africano, que hoy también sufre  "suda sangre", víctima de los conflictos raciales, de la miseria y del hambre institucionalizado, para que sepa hacer de su Hoy nos toca a nosotros acercarnos a Jesús que ora y suda sangre en el huerto; nos toca a nosotros prolongar la oración de Jesús, y recoger las gotas de su sangre ofreciéndolas a Dios-Padre por el continente africano.  Y nuestra oración y ofrenda tendrán más eficacia si sabremos unir nuestros sacrificios, nuestras penas y sufrimientos al sudor de sangre de Jesús para la evangelización de África.

SEGUNDO MISTERIO

En el segundo misterio doloroso contemplamos la flagelación de Jesús

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE AMERICANO

En este misterio pidamos que María de Guadalupe nos alcance de su Hijo la gracia de ser solidarios con nuestros hermanos indígenas que, marginados en las sierras o en las ciudades, luchan todavía hoy por la vida, por la tierra, por su dignidad y por la justicia.

TERCER MISTERIO

En el tercer misterio doloroso contemplamos a Jesús tratado como rey de burlas y humillado con una corona de espinas y una caña por cetro

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE EUROPEO

En este misterio pidamos a Cristo, rey del universo y redentor nuestro, que por la intercesión de la Santísima Virgen de Guadalupe, reavive la Fe de los pueblos europeos, para que en Europa y en el mundo entero se extienda el reino de Dios, reino de justicia, de paz y de amor.

CUARTO MISTERIO

En el cuarto misterio doloroso contemplamos a Jesús condenado a muerte por Pilato y su viaje al Calvario llevando en sus hombros el madero de la cruz.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE OCEANICO

En este misterio pidamos a la Dios que nos ayude a convertirnos en «cireneos» de los misioneros, especialmente de los que trabajan en Oceanía, sosteniéndoles con nuestra oración y con nuestros sacrificios.

QUINTO MISTERIO

En el quinto misterio doloroso contemplamos la crucifixión y muerte de Jesús.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE ASIATICO

Pidamos a Dios que los pueblos de Asia, que mueren día a día por la injusticia, la miseria, la violencia y la discriminación, se abran a la gracia de la salvación que brota de la cruz donde está clavado el Hijo de Dios, único y verdadero redentor de la humanidad.

 

MISTERIOS GLORIOSOS

Miércoles y Domingos

PRIMER MISTERIO

En el primer misterio glorioso contemplamos la resurrección de Jesús.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE AFRICANO

En este misterio pidamos para el pueblo africano, que vive situaciones de muerte día a día, en la miseria, el hambre y  en las continuas gerras entre las distintas etnias, experimente la resurrección de Jesucristo, y resucite también con El a la vida de hijos de Dios.

SEGUNDO MISTERIO

En el segundo misterio glorioso contemplamos el mandato misionero de Jesús a los Apóstoles y la ascensión al cielo del Señor.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE AMERICANO

En este misterio pidamos por la intercesión de María, que el señor llame a muchos jóvenes de nuestro continente americano y los envíe por el mundo entero a anunciar la Buena Nueva.

TERCER MISTERIO

En el tercer misterio glorioso contemplamos la venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles en el cenáculo.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE EUROPEO

En este misterio pidamos por la intercesión de la Virgen , una nueva efusión del Espíritu sobre el Papa, los obispos y toda la Iglesia de este continente para que surja «una nueva primavera de vida cristiana», el viejo continente rejuvenezca bajo ese soplo del Espíritu de Pentecostés.

CUARTO MISTERIO

En el cuarto misterio glorioso contemplamos la asunción de la Santísima Virgen a los cielos.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE OCEANICO

Los misioneros que trabajan en Oceanía, como los que trabajaron y trabajan en otros continentes, saben con certeza que María, la Madre de Jesús y de los cristianos, subió al cielo para poder acompañarlos y socorrerlos mejor en su labor evangelizadora. Pidamos, pues, a ella que afiance el corazón de los misioneros y misioneras con esa confianza total en su maternal protección.  Y pidámosle también para que nuestros hermanos de Oceanía, incluso Ios que habitan en las islas más pequeñas y remotas, puedan experimentar el poder de su intercesión delante de Jesús, para que llegue para todos ellos el día de la redención.

QUINTO MISTERIO

En el quinto misterio doloroso contemplamos la coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE ASIATICO

Pidamos a la Virgen María, reina del cielo y de la tierra, para que consiga con su intercesión que también para nuestros hermanos de Asia llegue el Reino de Dios y que todos ellos formen un día con nosotros el pueblo de la nueva y eterna alianza, sellada nuestro redentor en la sangre del Cordero, Cristo nuestro redentor.

 

MISTERIOS LUMINOSOS

Jueves

PRIMER MISTERIO

En el primer misterio de luz contemplamos el bautismo de Jesucristo en el río Jordán.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE AFRICANO

Pidamos por el pueblo africano, para que al igual que en el Jordán, escuche la voz de Dios que también a él le dice, en medio del sufrimiento provocado por el hambre, las continuas gerras y las desigualdades raciales, "Este es mi hijo muy amado",  y para que surjan grandes evangelizadores entre los mismos africanos.

SEGUNDO MISTERIO

En el segundo misterio de luz contemplamos el comienzo de los signos milagrosos de Jesús en las bodas de Caná.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE AMERICANO

Pedimos por nuestro pueblo Americano, para que Jesús se nos siga manifestando como lo hizo en las bodas de Caná, y para que nosotros sepamos obedecer el consejo de María que nos dice: "Hagan lo que El les diga".

TERCER MISTERIO

En el tercer misterio de luz contemplamos  la Predicación con la cual Jesús anuncia la llegada del Reino de Dios e invita a la conversión

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE EUROPEO

En este misterio pidamos a Dios que suscite en la Iglesia europea valientes misioneros que prediquen y anuncien el Reino de Dios, invitando a la conversión, como lo hizo Jesucristo

CUARTO MISTERIO

En el cuartomisterio de luz contemplamos  la Transfiguración de Jesús que, según la tradición tuvo lugar en el Monte Tabor.

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE OCEANICO

Pidamos en este misterio para que a todos los hombres de Oceanía se manifieste la gloria de Jesucristo para que  lleguen a contemplar su rostro y a encontrarse personalmente con El y a exclamar como Pedro: ¡Señor, qué bien estamos aquí!

QUINTO MISTERIO

En el quinto misterio de luz contemplamos  la institución de la Eucaristía, en la cual Cristo se hace alimento con su Cuerpo y su Sangre bajo las especies del pan y del vino, dando testimonio de su amor por la humanidad "hasta el extremo"

OFRECEMOS ESTE MISTERIO POR EL CONTINENTE ASIATICO

Pidamos en este misterio a Jesucristo, que quiso entregarse como alimento espiritual, que también proporcione el alimento material a los millones de hombres, mujeres y niños que padecen el hambre atroz y la miseria extrema en el continente más poblado del mundo.

 

 

LETANIAS MISIONERAS

Señor ten piedad de nosotros.

Señor ten piedad de nosotros.

Cristo, ten piedad de nosotros.

Cristo ten piedad de nosotros.

Señor ten piedad de nosotros.

Señor ten piedad de nosotros.

Cristo, óyenos.

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

Cristo, escúchanos.

Dios, Padre Celestial, que

quieres que todos los hombres

se salven...

- Ten piedad de nosotros,

Dios, Hijo Redentor del mundo,

que sufriste una muerte de cruz

por todos

- Ten piedad de nosotros.

Dios, Espíritu Santo, que atraes a

los hombres al conocimiento de la

verdad

- Ten piedad de nosotros.

 

(Respondemos: Ruega por nosotros)

Santa María, Reina de las misiones

San Pedro

San Pablo

San Francisco Javier

Santa Teresita del Niño Jesús

 

Por ÁFRICA:

(Respondemos: Ruega por África)

San Marcos

San Agustín de Numidia

Venerable Carlos de Foucauld

Santos Mártires de Uganda

Beata Clementina Anuarite

 

Por AMÉRICA:

(Respondemos: Ruega por América)

Santo Hermano Miguel

Santa Mariana de Jesús

San Pedro Claver

San Juan Diego

San Martín de Porres

Santa Rosa de Lima

San Héctor Valdivieso

Beato Ceferino Namuncurá

Santos y beatos del nuevo mundo

 

Por EUROPA:

(Respondemos: Ruega por Europa):

San Bonifacio de Alemania

San Agustín de Canterbury

San Patricio de Irlanda

San Leandro de Sevilla

Venerable Paulina Jaricot

Santos y beatos del viejo mundo

 

Por OCEANÍA:

(Respondemos: Ruega por Oceanía):

Padre Damián de Molokay

San Pedro Chanel

María, Estrella del Mar

Santos y beatos de las innumerables islas

 

Por ASIA

(Respondemos: Ruega por Asia):

San Andrés

Santo Tomás

San Juan Brito

Santos Mártires de Corea

Santos y beatos Mártires de China y Japón

 

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo

- Perdónanos Señor.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo

 - Escúchanos Señor.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo

- Ten piedad y Misericordia de nosotros.

 

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

 

ORACION FINAL

Te pedimos, Señor, que nosotros, tus siervos, gocemos siempre de salud de alma y cuerpo; y por la intercesión de Santa María, la Virgen, líbranos de caer en el odio y la hipocresía. Haznos un vínculo de amor al prójimo e imitar tus enseñanzas para llegar a las alegrías del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. 

 

Creado por: Obras Misionales Pontificias  Argentina

Editado por: Obras Misionales Pontificias El Salvador