El Caminar de las Obras Misionales Pontificias, El Salvador

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Escrito por: Pbro. Norberto Marroquín Renderos
Director de OMP, El Salvador en el periodo (2004-2014)

El caminar de las Obras Misionales Pontificias En El Salvador, inicio en el año de 1931.Conocemos muy poco del trabajo realizado por los directores Nacionales de las OMP, en los primeros cuarenta años. Mencionamos sus nombres: Pbro. Michele Cilia (1931-1931), Pbro. Luis Chávez (1931-1939), Mons. Giuseppe Rutilio María Montalvo (1939-1959), Pbro. Lorenzo Graziano (1961-1965, Pbro. Jorge Castro Peña (1965-1974)

En los últimos cuarenta años de las OMP, hemos recibido un legado de los Directores Nacionales. Ellos han sido los siguientes:

•Mons. Oscar Arnulfo Romero (1974-1978)
•Pbro. Enrique Gloden (1978-1983)
•Mons. Modesto López Portillo (1983-1993)
•Pbro. Ismael Antonio Vargas Ayala (1994-2004)
•Pbro. Norberto José Marroquín(2004- 2014)
•Pbro. Estefan Turcios Carpaño (Director actual)

Dentro de estos 83 años de vida de las OMP en el País, quisiera destacar el papel de Mons. Oscar Arnulfo Romero Galdámez, quien en algunas de sus homilías, habla de la dimensión misionera de la Iglesia, como el domingo 16 de Octubre de 1977 en su homilia decia: “Hermanos, ayudar a las misiones es ayudar a aquellos hombres y mujeres, sacerdotes y laicos, que trabajan en aquellas tierras donde todavía Cristo no es conocido” y nos custionaba: “¿Cómo anda tu espíritu misionero?. Toda tu vida tiene que ser misionera”, en el marco de la celebración del Octubre misionero; haciendonos ver como la jornada misionera mundial debe ser un momento de reflexión para nuestro propio caminar de vida como cristianos, y motivandonos a ayudar a todos los misoneros en el mundo entero que entregan su vida para llevar la buena nueva de la salvación a todos los hombres.

Siendo Director Nacional de las OMP, en El Salvador, en el año de 1977, el Cardenal Rossi, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los pueblos, le propuso a Mons. Romero,(a quien conoció en Roma, en tiempo de estudiante), que en nuestro país, se iniciara un centro de Animación y Formación Misionera de nuestro continente, Mons. Romero no considero oportuno que se estableciera en el país, por la situación política que se vivía en esos días.

Fue así como esa iniciativa del Cardenal Rossi, se concretizó en México, con el apoyo del Director del Nacional de Mons. Jorge Mejía Rasura, el cual funciona hasta nuestros días como Centro Latinoamericano de Animación y Espiritualidad Misionera (CLAEM) dirigido por las Obras Misionales Pontificio Episcopales y que cada año recibe gran cantidad de sacerdotes, religiosos, religiosas, dioaconos, seminaristas y files laicos que desean profundizar en el ser y que hacer misionero de la Iglesia.

Hacemos mención a este trabajo de manera especial en este año que hemos celebrado ya la apertura del Trienio (2014-2017) que se llevará a cabo en el país, con ocasión de los 100 Años de Nacimiento de Mons. Romero. Finalmente queremos comentarles que las OMP de Estados Unidos, están interesados en la tarea misionera que llevó a cabo Monseñor Romero en nuestro país, como la de Mons. Fulton Cheen, quien fue también Director Nacional en ese país; y están recopilando datos de ellos para difundir su espíritu misionero, que impulso su vida sacerdotal y episcopal. Nos alegramos con esas iniciativas en nuestro país y otros países como en Italia que desde hace 19 años viene celebrando en torno al 24 de marzo, la vigilia de Oración y Ayuno por los misioneros mártires.

Que la Jornada Misionera Mundial, a celebrarse en el año del mes de octubre sea una oportunidad para tomar conciencia que la Misión es tarea de todos, que la Iglesia es por naturaleza misionera y que desde nuestra realidad, compartamos nuestras oraciones, sacrificios y aportes economicos con los mas necesitados; me despido con esta frase de Mons. Romero: “No vamos a enriquecer a las misiones con nuestros centavitos; pero sí les vamos a demostrar, que en El Salvador se comprende la misión y que aunque sea con una pequeña cosa podemos ayudar a las misiones”(16 de octubre 1977).

Deja un comentario