Material de apoyo 1: «Bienvenida a los Símbolos»

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Oración de Recibimiento de los Símbolos

(Acto de Bienvenida)

Sugerencias metodológicas:

● Prever a todos los niños y adolescentes de la oración de recibimiento, asignándole a un niño decir la oración en voz alta frente a los símbolos.

● Dos niños hacen las preces.

● Un adolescente para que dirija el momento.

● Tener el cirio pascual encendido.

Introducción:

Adolescente:En nuestra oración, debemos permanecer siempre abiertos a la esperanza y firmes en la fe en Dios. Nuestra historia, aunque marcada a menudo por el dolor, las inseguridades y momentos de crisis, es una historia de salvación y de "restablecimiento de la suerte". En Jesús termina nuestro exilio, toda lágrima se enjuga, en el misterio de su Cruz, de la muerte transformada en vida, como el grano de trigo que se destruye en la tierra y se convierte en espiga. También para nosotros este descubrimiento de que Jesús es la gran alegría del "sí" de Dios, del restablecimiento de nuestra suerte. […] Después del gran descubrimiento de Jesucristo -nuestra vida, camino y verdad- entrando en el terreno de la fe, en "la tierra de la Fe", encontramos a menudo una vida oscura, dura difícil, una siembra con lágrimas, pero seguros de que la luz de Cristo, al final, nos da una gran cosecha. Debemos aprender esto también en las noches oscuras; no olvidar que la luz está, que Dios ya está en medio de nuestras vidas y que podemos sembrar con la gran confianza de que el "sí" de Dios es más fuerte que todos nosotros. (Benedicto XVI, 13 de octubre de 2011).

Niño: Señor aquí estamos, queremos seguirte, queremos servirte, desde nuestra humildad y pequeñez. Tómanos y llévanos por los caminos que tu quieres que recorramos, llevando paz y la alegría y gozo del creer, sabiendo que creer en tu Palabra, requiere nuestro compromiso, de ser como tú, queremos imitarte Señor tu forma de vivir.

Niña: Hoy nos hemos reunido para celebrar juntos, este encuentro, queremos agradecerte porque nos ayudas a llevar la cruz de cada día, acogiéndola con mucho gozo y alegría, símbolo de nuestra salvación. Ayúdanos a llevarla, a saber sacrificarnos por el anuncio de tu palabra perdiendo el miedo de sufrir y de entregarnos a los demás, viviendo el mismo amor que tu nos enseñas y nos mandas. Bienvenida seas, Oh Cruz de Cristo!

  • Por los sufrimientos padecidos por nuestro Señor Jesucristo, en su santísima pasión, concede a tus fieles misioneros, los bienes espirituales y corporales para el arduo trabajo de llevar la Buena Nueva a los más necesitados de tu amor…roguemos al Señor.
  • Tú, dueño de todo lo creado y cuanto existe, que permitiste por tu inmenso amor ser crucificado para la redención del género humano, confórtanos en nuestra tarea misionera y haz que surjan cada día, más vocaciones entregadas a tu misión encomendada, de dar la vida por los demás… roguemos al Señor .
  • Por todos los niños y adolescentes que no quieren saber nada del sacrificio y del sufrimiento, para que con nuestro testimonio misionero, sirvamos de guía e iluminemos a todos aquellos que no se quieren involucrar en tu misión corredentora… roguemos al Señor

Adolescente:

Santa María, Madre del Redentor, implora para nosotros el don de la paz de Cristo. Tú diste a luz al Salvador del mundo, enviado a anunciar la paz a los cercanos y lejanos y a reunir a los hombres de toda raza y estirpe en una sola familia.

Reina de la paz, reaviva en nuestra comunidad parroquial la esperanza del encuentro feliz con Dios, Señor de la paz y de la vida, Padre de todos.

Nosotros queremos ser portadores de la Paz. Te damos las gracias Madre María, por venir siempre a nosotros con la “Paz nuestra”, Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Deja un comentario