Palabras del Director de OMP para el DOMUND 2016

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Con mucha alegría presentamos esta revista del Domund 2016, esperando contribuir a un mayor
conocimiento de las Obras Misionales Pontificias (OMP) y a la vez para animar la Misión Ad Gentes que en palabras del papa Francisco es una grande e inmensa obra de misericordia tanto espiritual como material.

Quiero animar a leer y utilizar esta revista misionera que con mucho esfuerzo han preparado los amigos que cooperan en esta obra pontificia. Las catequesis están inspiradas en el mensaje del Papa Francisco para el DOMUD 2016. Será una linda oportunidad para reflexionar y conocer
sobre los diversos ámbitos de las misiones.

Agradezco públicamente la generosidad mostrada este pasado año 2015, pues hemos superado como nunca la cooperación económica de años anteriores. Lo que nos indica la creciente conciencia misionera en muestra Iglesia salvadoreña. Debemos sentirnos contentos porque a pesar de la crisis económica de estos últimos años se ha hecho el sacrificio real de dar desde nuestra pobreza. Nuestro padre Dios bendecirá a este pueblo salvadoreño.

Es importante además unir esfuerzos y trabajar por un mayor desarrollo de las OMP en El Salvador, acogiendo y organizando en nuestras parroquias lo que ya tenemos. Abramos las puertas a la Infancia y Adolescencia Misionera (IAM), la Juventud Misionera (JUMI), la Unión de Enfermos Misioneros (UEM) y la Familia Misionera (FAMI), son obras misionales que tienen como objetivo inyectar el espíritu misionera en la vida de las parroquias.

Por supuesto que debemos comenzar con la obra pontifica que es clave para todo el trabajo misionera y que es posible si realizamos la Pontificia Unión Misional (PUM) que se refiere al Clero, religiosos y religiosas incluso a los seminaristas. Ella potenciará nuestra vida misionera en las parroquias.

Este año es especial, hemos comenzado el 15 de agosto pasado el centésimo aniversario del natalicio de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, y con ello un gran AÑO JUBILAR en el que nuestro Beato y Mártir, es modelo de misionero que con su palabra y ejemplo ha llevado a Cristo al mundo entero.

Quiero nuevamente resaltar que el fue Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias en El Salvador y ha dejado una profunda huella misionera por su incansable labor como profeta y pastor, verdadero misionero que llevaba en su experiencia personal a Nuestro Señor Jesucristo por quien se donó entero en el dia a dia a nuestro pueblo salvadoreño.

Aprovecho también para invitarles a todos los que reciban estos materiales a que nos busquen en la página web www.elsalvadormisionero.org para enriquecernos con sus observaciones y sugerencias, queremos responder mejor a los retos que lleva consigo la tarea misionera.

Por último “No permitamos que nuestras preocupaciones particulares encojan nuestro corazón, sino que lo ensanchemos cada día para que abarque a toda la humanidad” “Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: Salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del evangelio”(EG 20).

Pbro. Estefan Turcios Carpaño
Director Nacional de OMP.

Deja un comentario