Comunidad “Hijas del Divino Salvador” Andacollo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print


Huinganco, 7 de octubre de 2010

Viva Jesús
Hna. Amelia.

Desde tierras patagónicas con mucha alegría y fe en Dios, le enviamos un saludo lleno de mucha oración, esperando se encuentre bien.

Gracias a Dios nosotras estamos bien haciendo ambiente con nueva gente aquí en Huinganco.

Le cuento que el martes 5 de octubre nos hicieron la despedida en la Capilla Espíritu Santo, en Zapala, el padre Fernando enfocó la homilía en la misión que realizamos en la Iglesia, nos dijo entre otras cosas, que con la Misa el pueblo de Zapala nos enviaba a la nueva misión. Algunas personas lloraban cuando nos estaban despidiendo, otras llegaban con sus pequeños regalitos, gente muy sencilla. La Providencia no SE DEJÓ GANAR EN GENEROSIDAD.

El día 7 de octubre, nos levantamos a las 4:30 am hora Argentina, para cargar el auto que nos llevaría hacia Andacollo. Salimos a las 6 am hora Argentina, nos acompañaron el padre Fernando Arce, párroco de la Iglesia Don Bosco de Zapala; José María Lafuente, hermano Coadjutor; hermana Dora Escobar y hna. Claudia Quezada.

El viaje fue muy divertido, después de recorrer 3 horas, llegamos a la entrada de Chosmalal , nos encontramos con un piquete (manifestación) y no nos dejaron pasar, salimos de regreso recorrimos una media hora, hacia el desvío que va para el Cholar (un pueblico) lo peor fue que sólo nos faltaban 60 km, más o menos para llegar a Andacollo,y por esta calle se convirtieron en 120 km, una distancia exagerada, nos encontramos con una calle polvosa pero con una belleza de paisajes lindísimos, grandes ríos formados de la nieve que baja de las cordilleras y montañas áridas, toda una belleza nunca vista en El Salvador, bajamos y subimos las grandes montañas. Bueno nos hemos reído porque las que íbamos en el auto de atrás llegamos llenas de polvo hasta las pestañas y se reían de nosotras, fue toda una aventura.

Llegamos a Andacollo, como a las 12:30 del medio día, pasamos a saludar a las hermanas Redentoristas, nos entregaron las llaves y continuamos el camino hacia la casa de Huinganco a 8km de Andacollo donde nos quedaríamos hasta el mes de febrero.

Estando en la casa bajamos maletas entre todos. Estabamos llenos de polvo. Preparamos el almuerzo, y después de un descanso de los padres, salieron de regreso, aproximadamente a las 3 pm hora local; regresaron a Andacollo y continuaron el viaje hacia Zapala.

Fue admirable el siguiente día por la noche nos visitó Mons. Marcelo, ese fin de semana eran las confirmas en: Tierra Blanca, El Manzano, Huinganco y Andacollo. Este día nos dijo que si teníamos algo que decirle que lo tratáramos el domingo.

El día domingo 10 de octubre como ya era de su conocimiento, Monseñor nos presentó tanto en la capilla de Huinganco, como en la parroquia de Andacollo.

Nos reunimos como comunidad religiosa “Hijas del Divino Salvador” (hnas. Irma, María Magdalena y Vitalina) para compartir algunas inquietudes con Monseñor

La Parroquia de Andacollo en el acto de bienvenida nos expresaron lo siguiente:

Hoy como parte de esta comunidad les damos la bienvenida, a todas y a cada una de ustedes, deseándoles todo lo mejor en este camino que vamos a transitar juntos, como Iglesia que cree en María, Nuestra Patrona, en Jesús y en Dios nuestro Padre, para lograr unirnos y trabajar cada día; somos una comunidad que nos cuestan los cambios, pero creemos en la fuerza de la unidad, el amor, el respeto, el compartir a veces nos pesan nuestras responsabilidades también nuestros individualismos, es como toda fría, tenemos de todo, pero con todo formamos esta comunidad guiados por las fuerzas de crecer y creer que juntos podemos. Bienvenidas y gracias por estar entre nosotros, con sus conocimientos y experiencias de vida que nos ayudaran a enriquecernos mutuamente. Gracias.

Ante estas palabras Monseñor Marcelo les dijo, las Hijas del Divino Salvador, han elegido la mejor tierra para trabajar, y les pregunto ¿Cuántos chivos creen que valen las hermanas? Todo mundo se reía… no tienen precio dijo…

Además agradecieron a las hermanas Redentoristas el apoyo que les han dado durante diez años de trabajo misionero en el Departamento de Minas.

Monseñor, un hombre muy sencillo, lo acompañe a un Paraje para las confirmas el día viernes 8 de octubre, regresamos como a las 10 de la noche, luego fue a saludar a hna. Irma y María Magdalena a la comunidad.

El día domingo 17 nos visito el Padre Inspector, nos celebro la Santa Misa, compartimos un asado con una familia que nos invito y luego nos reunimos.

En la reunión hablamos de la sostenibilidad de la obra por parte de los Salesianos, de la atención espiritual de las hermanas y otras inquietudes.

Hay muchas cosas que contarle pero hoy no tenemos internet en la comunidad, de vez en cuando vamos al ciber. Tendremos hasta febrero si Dios lo permite.

Agradecemos sus oraciones y saludos a todas las hermanas

Unidas en la Oración siempre…

Deja un comentario