I Encuentro Nacional de la UEM

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los días 10 y 11 de noviembre del 2012, en la Parroquia “San José” Berlín, Usulután; se realizó el Primer Encuentro Nacional de la Unión de Enfermos Misioneros que tuvo como objetivo principal animar y fortalecer el trabajo de los agentes de pastoral de la Unión de Enfermos Misioneros (UEM), a través de los secretariados diocesanos, unificar criterios de trabajo y compartir como obra a nivel nacional.

Bajo el tema “Animados en la fe al encuentro del enfermo” y el Lema: “Con el sufrimiento de la cruz al encuentro de Jesús” el encuentro dio inicio en la mañana del día sábado con la animación del ministerio de alabanza “Juan Pablo Misionero”, se compartió una tematica muy enriquecedora para esta labor y se reflexionó mas a fonde en grupos de trabajo; finalizoó al medio día del domingo con la Santa Misa presidida por Mons. Rodrigo Orlando Cabrera, Presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Obispo de la diócesis de Santiago de María.

Para dicho encuentro se contó con el apoyo de las Obras Misionales Pontificio Episcopales (OMPE) de México, representados en las personas de Hna. María Roselia Tamez Tamez Secretaria Nacional de la Obra de San Pedro Apóstol y Asesora Nacional de Unión de Enfermos Misioneros, México y Hna. Teresa Rodríguez Arratia Secretaria Auxiliar de la Unión de Enfermos Misioneros, México; que fueron las ponentes de dicho encuentro.

Los temas que se desarrollaron fueron:
1.Tema: “La Espiritualidad del miembro de la UEM”
2.Tema “ Comprometidos con Cristo ante el enfermo”
3.Tema: “La fe sin caridad no da fruto” (En el marco del año de la fe)
4.Tema: “Vete y haz tu lo mismo “ (Lc. 3, 37 ) (En el marco de la jornada Mundial del enfermo 2013)

Con 249 participantes entre obispos, sacerdotes, diáconos, religiosas y laicos de las 8 diócesis de la Provincia eclesiástica de El Salvador, este primer encuentro ha ayudado a integrar más el trabajo que se ha venido desarrollando durante mas de 25 años de esta obra en el país, preocupándonos en promover y formar la conciencia misionera en el Pueblo de Dios, de manera especial en la evangelización y participación misionera de los Enfermos.

SÍNTESIS DEL TRABAJO EN GRUPOS

1.¿De qué manera podemos comprometernos como comunidad parroquial o diocesana en la pastoral de la salud?

  • Cooperación, Formación, Compromiso, Disponibilidad,
  • Entregándonos a una misión sin límites, ofreciéndonos e identificándonos con el dolor ajeno, visitando con amor.
  • Estando en comunión con el sacerdote y parroquia.
  • Unirnos como UEM y pastoral de la Salud para llegar a los hospitales.
  • Animar el compromiso de enfermeras y médicos con la pastoral de la salud
  • Debemos procurar ser activos y perseverantes.
  • Hacer conciencia en niños y jóvenes sobre la misión de visitar enfermos.
  • Contagiar con alegría y amor para incorporar a más hermanos a la UEM

2.¿Cómo podemos responder como Iglesia al reto que nos presentan los enfermos no creyentes, ateos, agnósticos, o en franca oposición a la Iglesia?

  • Ser evangelizadores comprometidos sin exclusiones, sin temor a presentar el rostro de Cristo que habita en todos y que siempre nos espera
  • Testimonio de vida: amabilidad, prudencia, perseverancia, paciencia, alegría, espíritu de unión.
  • Prepararnos con la oración, y no tener distinción con hermanos de distintos credos.
  • Debemos tener convicción y empatía, al mismo tiempo respetar y tolerar.
  • Ser hombre y mujeres de oración alimentándonos de la Eucaristía.
  • Debemos formarnos y defender nuestra fe

3.¿De qué otras maneras podemos mostrar al Dios de la vida al mundo, tanto en la pastoral de la salud, como en la vida cotidiana?

  • Que los más débiles no se sientan solos y dejemos de llevar un estilo de vida ausente de Dios, por tanto debemos actuar como Comunidad Eclesial y así suscitar la fe y el amor en nuestros semejantes.
  • Coherencia cristiana, sirviendo al enfermo y a los excluidos por la sociedad..
  • Ser sencillos, humildes, Madurez Espiritual, y cultivar las vocaciones.
  • Practicando la caridad fraterna con gestos y actividades que reflejen a un Cristo viviente y presente en el hermano.

Deja un comentario