II. La sacramentalidad, huella de Dios en la vida humana.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

En las postrimerías del siglo XX se da, entre otras, una curiosa y reconfortante paradoja: de un lado, los seres humanos inmersos en las llamadas sociedades avanzadas -por una de esas bromas pesadas que inconscientemente nos gastamos al utilizar el lenguaje- vivimos cada vez más asfixiados dentro de la férrea cuadrícula de una existencia marcada por la tendencia a explicarnos y planificarnos todo desde la pura superficialidad. Tanto es así, que han surgido voces de alerta y de protesta hablando del hombre unidimensional y del malestar de nuestra cultura. Y fruto del miedo a vivir en la sola dimensión de lo más superficial, y de la angustiosa desazón que tal vivencia produce, se van percibiendo día tras día intentos reiterados de sumergirse en la hondura de la realidad humana y cósmica por las vías más dispares, unas prometedoras, y abiertamente disparatadas las otras.
Así surgió el reclamo de la espiritualidad oriental, la práctica renovada -religiosa y secular- de la meditación, la búsqueda de la vida contemplativa, la explosión del movimiento ecologista; pero también la moda de casi todo lo oriental, el florecimiento del horóscopo, la astrología, las sectas de todo tipo, el interés barato por los extraterrestres y hasta un renacimiento de la literatura apócrifa que trata de situarnos a Jesús en Cachemira, cuando no procedente de algún planeta lejano, como Supermán. Sin embargo, de una forma o de otra, nuestro mundo está manifestando una honda inquietud, pues no se resigna a que le den todo pensado y ejecutado, a que le traten como a un enfermo catatónico, o como si ya le hubiera llegado el rigor mortis. Y la creciente inquietud manifiesta en nuestro mundo es, en sí misma, un buen síntoma. Significa, como ya dijo San Agustin, que inquietum est cor nostrum, que nuestra interioridad no se resigna a ser reprimida para siempre; que buscamos un descanso que no puede darnos el puro confort físico o las agencias de viajes.
Fecisti nos, Domine, ad te, et inquietum est cor nostrum donec requiescat in te: nos hiciste, Señor, para Ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti; tal es la frase completa del genial San Agustìn. Lo que él no llegó a decir es que Dios es el primer inquieto. Dios no es apático, como lo pensaron los filósofos griegos, sino coloquial, comunicativo, amante, patético, como se revela en la Biblia. Y ha creado un mundo, que tampoco es un mecanismo de relojería, según lo concebían los aburridos deístas de la Ilustración, sino un organismo dinámico y palpitante, inquieta manifestación de su gloria; y un ser humano no reductible a la categoría de pura máquina, sino modelado artesanalmente a imagen y semejanza suya para ser imaginativo y recreador.
El cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento la obra de sus manos, cantaba el salmista hace casi treinta siglos, porque sabía descubrir en ellos la huella del Misterio del que procedemos y por quien seguimos siendo acompañados. Y otros muchos cantos del salterio y de otros libros de la Sagrada Escritura nos aportan con singular belleza la inaudita conquista cultural, lograda por un pequeño pueblo -Israel- en una antigüedad que hoy se nos antoja remota: el descubrimiento de que Dios, aquel a quien nadie ha visto jamás, ha dejado una enorme cantidad de rastros de sí en las cosas, ha dado a los seres humanos la capacidad de convertir esos rastros en símbolos, e incluso ha convertido las mismas expresiones humanas en expresiones suyas, o en medios de comunicarse con él en forma de oración. La sacramentalidad comienza siendo la huella de Dios en el mundo y la fina sensibilidad de la que está dotado el ser humano para percibirla.

Deja un comentario