Catequesis 1: “La Misión es dar la vida por Cristo y por su pueblo”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Primera Semana:

“La Misión es dar la vida por Cristo y por su pueblo”

Objetivo de la Semana:

La Jornada Mundial de Misiones de 2015 tiene lugar en el contexto del año de la vida consagrada y recibe de ello un estímulo para la oración y la reflexión. Queremos que esta primera semana del mes misionero se dedique a la ORACIÓN, para dar gracias a Dios por don de la vida consagrada de tantos hombres y mujeres que generosamente se han entregado a Cristo Jesús y que el para anima con su mensaje para que no falte a los pobres la buena nueva. Conviene llevar estas intenciones tanto en la Eucaristía, y sin olvidar el rezo del Rosario misionero, las vigilias de oración y otras posibles celebraciones de carácter misionero.

Veamos la realidad:

El Papa Francisco señala que “todo bautizado está llamado a dar testimonio del Señor Jesús”. Y que esta dimensión misionera, que pertenece a la naturaleza de la Iglesia no puede ser descuidada sin que deje un vacío que desfigure el carisma. La misión -enfatiza el Papa- “no es proselitismo o mera estrategia, la misión es parte de la “gramática “ de la fe, es algo imprescindible para aquellos que escuchan la voz del Espíritu que susurra “ven” y “ve”. Quien sigue a cristo se convierte necesariamente en misionero y sabe que Jesús camina con él. La misión es una pasión por Jesús pero, al mismo tiempo, es una pasión por su pueblo… Quiere el Papa Francisco que redescubramos que Jesús nos quiere tomar como instrumentos para llegar cada vez más cerca de su pueblo amado (Evangelii Gaudium 268) y de todos aquellos que lo buscan con corazón sincero, quiere que estemos presentes en los escenarios y los desafíos siempre nuevos de la misión evangelizadora de la Iglesia. Nos llama a ir a las grandes periferias de la misión, entre las personas que aún no ha llegado el evangelio.

Juzguemos:

El Papa Francisco refiere ese ser misionero como un don para los pobres, aquellos “que no tienen como pagarte” y nos martilla diciendo que “existe un vínculo inseparable entre nuestra fe y los pobres, nunca los dejemos solos” (E.G 48). En esta tarea misionera ciertamente los consagrados y consagradas del mundo deben ir a la vanguardia pero hay necesidad de promover, la presencia de los Laicos. La misión no puede ser algo exclusivo de profesionales consagrados. El Papa Francisco nos dice que “es necesario que los misioneros consagrados se abran cada vez con mayor valentía a aquellos que están dispuestos a colaborar con ellos, aunque sea por un tiempo limitado”. En ese sentido nuestra Jornada Misionera Mundial para este año 2015 nos lanza a todos los bautizados a unir esfuerzos en esta tarea de evangelización de los pueblos, sea fuera o dentro de nuestros territorios.

En estos tiempos la tarea misionera exige que no nos dejemos robar el sueño de una misión auténtica, de un seguimiento de Jesús que implique la donación total de sí mismo. De saber compartir nuestras convicciones cristianas respetando la necesidad de todos los pueblos de partir de sus propias raíces y de salvaguardar los valores de las respectivas culturas. Se trata de conocer y respetar otras tradiciones en la acogida del Evangelio de Jesús, que es luz para las culturas y fuerza transformadora de las mismas.

Actuemos:

“Todos los bautizados estamos llamados a decir presente en esta hora de la Iglesia misionera. No podemos cansarnos de proclamar sin cesar a todos lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos” (1 Juan1,1).

El Papa Francisco nos dice que la misión de los servidores de la Palabra –obispos, sacerdotes, religiosos y laicos- es la de poner a todos, sin excepción, en una relación personal con Cristo. En esta primera semana del mes misionero estamos llamados a que como logro de nuestra consciencia misionera, la dediquemos a la oración y a la unión más estrecha con el Señor y con su sacrificio redentor. Oremos intensamente por los consagrados y consagradas y por todos aquellos que asumiendo en sus vidas la tarea misionera.

Celebremos:

Algunas ideas para vivir esta semana con nuestra comunidad parroquial, o con nuestro movimiento o asociación son las siguientes:

  • Hacer catequesis previas a las celebraciones eucarísticas, con información sobre las misiones.
  • Estudiar el mensaje del Papa Francisco para esta Jornada Mundial de Misiones 2015.
  • Pedir a los grupos de oración, movimientos, asociaciones, adoradores del santísimo sacramento y feligresía en general, que se incremento la oración especialmente por las misiones en el mundo entero.
  • Organizar unas jornadas de oración misionera en cada comunidad. Destacar un tiempo de oración al Santísimo Sacramento.
  • Dar a conocer la Obras de infancia y adolescencia Misionera. (En esta misma revista va algo sobre eso).

Deja un comentario